Esquema Artículo

Rojo-Esquema-ArticulosIntroducción

Verde-Esquema-ArticulosDesarrollo

Negro-Esquema-ArticulosImportante

Naranja-Esquema-ArticulosConclusiones

Morado-Esquema-ArticulosReferencias

Los municipios del bien común son una manifestación realista e ilusionante de la EBC (acrónimo que lo identifica). Se trata de un movimiento económico alternativo internacional, iniciado en Austria en el año 2010, que reclama el cumplimiento efectivo de los principios y valores fundamentales reconocidos en las Constituciones nacionales. Pero, ¿cuáles son estos valores? Dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad medioambiental, justicia social, participación democrática y transparencia. Y, desde su aparición, se ha expandido a través de grupos locales a lo largo de todo el mundo.

De acuerdo con su principal promotor, la EBC es un proceso global para construir una red estratégica que alcance a cuantas más personas, empresas, organizaciones e instituciones posibles (Felber, 2015: 276-277). Así, un movimiento cada vez más consolidado permitirá difundir sus principios y valores con mayor efectividad. Especialmente importantes para esta red son los municipios. Pero, ¿de qué forma?

Los Ayuntamientos son la administración pública más cercana para la ciudadanía. ¿Por qué? Ejercen numerosas funciones que atienden las necesidades básicas de sus habitantes: la educación, la salud o el bienestar social. Sin embargo, a menudo el impacto de sus actividades queda relegado a un segundo plano por varios motivos. Entre los más habituales, los imperativos legales, las limitaciones presupuestarias, unos procedimientos rígidos o la inercia adquirida durante muchos años con una determinada organización del trabajo.

Ahora bien, en la actualidad las entidades locales están cobrando un mayor protagonismo sociopolítico. En efecto, como afirma Joan Subirats, en un momento en el que el modelo de Estado-nación está en crisis, la administración local se está convirtiendo en la referencia fundamental para sus habitantes. Especialmente, porque cada vez más son los municipios que reclaman una manera diferente de gestionar los asuntos públicos. Y aquí entra en juego el modelo de ciudad que se quiera desarrollar por sus habitantes.

En estos términos se expresa, como ejemplo cercano, el primer Plan Director de Innovación Social para el Empleo aprobado por el Ayuntamiento de Sevilla, cuando afirma que “entre las empresas, las entidades sociales y sindicales, la ciudadanía y las administraciones públicas deberemos afrontar el reto de una nueva Gobernanza público privada para el bien común”. Pero este reto obliga a un cambio de paradigma político, económico, social, ecológico y cultural.

Los municipios del bien común representan una alternativa concreta, viva, ilusionante y razonable para aquellas entidades locales que quieran afrontar un nuevo modelo de gobierno y en sus relaciones con la ciudadanía. Debido a su ambicioso planteamiento, se trata de un auténtico cambio de paradigma. Dicho cambio debe asentarse sobre bases sólidas para que sus logros puedan considerarse estables y duraderos. Su objetivo final: convertirse en un municipio orientado a garantizar el bienestar general de personas, organizaciones e instituciones en su entorno más cercano.

Para convertirse en un municipio del bien común no basta con realizar declaraciones de intenciones o manifestar la buena voluntad de cumplir con los principios y valores que inspiran la EBC. Es preciso que todas las partes implicadas en la gestión del municipio (equipo de gobierno, organizaciones sociales y económicas, sociedad civil) tomen conciencia de que se va a iniciar una reforma sustancial en sus estructuras, sus procedimientos, sus objetivos y su sistema de relaciones.

¿Cómo se reconoce a un municipio del bien común? A través de sus buenas prácticas y de sus compromisos. Para ello, la EBC cuenta con herramientas prácticas apropiadas y contrastadas. Evalúan y miden la manera en que desde el municipio se contribuye al bien común: mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, proteger el medioambiente y pensar en las generaciones futuras.

Especialmente relevantes son las herramientas que facilitan la construcción de los municipios del bien común:

  • La promoción de la Economía del Bien Común entre empresas, organizaciones e instituciones del municipio. Podrán así conocer una manera realista y alternativa de contribuir al bienestar general.
  • El Balance del Bien Común Municipal: alternativa al balance financiero que mide con un sistema de indicadores todos los aspectos sociales, económicos, políticos y ecológicos de la gestión municipal
  • El Índice del Bien Común: un instrumento con periodicidad anual que mide, a través de un proceso participativo, el alcance real del bienestar ciudadano.
  • La Asamblea Democrática, un proceso constituyente democrático en el que una convención de vecinas y vecinos debaten y deciden periódicamente. A través de procedimientos horizontales y profundamente democráticos, conforman las reglas que deben regir el gobierno municipal.
  • La Región del Bien Común, a través de una red de municipios vecinos o próximos con intereses y recursos comunes.

Por suerte, todas estas medidas contribuyen a que los Ayuntamientos mejoren sustancialmente la gestión municipal. Lo demuestra el ejemplo de Miranda de Azán (Salamanca), el primer municipio del bien común reconocido oficialmente en todo el mundo. Su experiencia ha servido para que otros sigan sus pasos y se conviertan en municipios del bien común.

Con todo, la implantación de estas medidas requiere de un compromiso por parte de todas las partes implicadas. Esto incluye al equipo de gobierno, los organismos sociales y económicos, la sociedad civil y el conjunto de la ciudadanía. Además, se puede contar con activistas y profesionales en labores de acompañamiento y facilitación específicas. Resumiendo, esto asegura la coherencia y rigurosidad a lo largo de todo el proceso de construcción del municipio del bien común.  

En definitiva, lo que se pretende es ilusionar a personas, organizaciones e instituciones locales, para implicarlas y comprometerlas en la senda hacia la transformación positiva del territorio. Un municipio del bien común es un proceso continuo de reflexión, de participación y evaluación sobre todas y cada una de las acciones que se realizan en un Ayuntamiento. Y así, finalmentente,  se podrá diferenciar positivamente en su entorno y abrir camino para que otros municipios se sumen al apasionante desafío de las ciudades del futuro.

Referencias y Enlaces.

  • Encina, J. et alt. (2017) Participando con y desde la gente. Algo más que una introducción. En J. Encina, A. Ezeiza y S. V. Sánchez (coord.). Autonomía, gestión e interderpendencia. Construyendo colectivamente lo común en el disenso. Guadalajara: Völapuk.
  • Felber, C. (2015). La economía del bien común. Bilbao: Deusto.
  • Gómez-Álvarez, R., Morales, R. y Rodríguez, C. (2017). La Economía del Bien Común en el ámbito local, CIRIEC-España, Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa, 90, 189-222.
  • Lamoneda, D.I. (2013). Yo soy tú. Propuesta para una nueva sociedad. Barcelona: Octaedro.
  • Subirats, J. (2017). El poder de lo próximo. La virtud del municipalismo. Madrid: Los libros de la Catarata.
  • Watzlawick, P., Weakland, J.H. y Fisch, R. (2012). Cambio. Formación y solución de los problemas humanos. Barcelona: Herder.
Salvador Garrido Soler

Salvador Garrido Soler

Doctor en Derecho. Experto en Mediación de Conflictos y Comunicación

 
“No preguntemos si estamos plenamente de acuerdo, sino tan sólo si marchamos por el mismo camino”. Johan Wolfgang von Goethe.

 

Por mi formación soy jurista y por mis experiencias quiero ir mucho más allá de lo que establecen las leyes. A lo largo de todo este viaje he aprendido que lo más importante son relaciones que forjamos con otras personas y que las normas que regulan estas relaciones deben fundamentarse en el respeto, el compromiso y el diálogo...

Comparte en tus redes sociales

“Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas”

(Benjamin Disraeli)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This